“Cuando ves una persona bailando pero no escuchas la música, te parece incomprensible esa persona, incluso te puede parecer completamente loca con tantos movimientos tan raros.
Solo cuando escuchas la música puedes entender a la persona que baila”.

lunes, 29 de junio de 2009

IV Carrera por Montaña Peña Montañesa "A güella perdida"

“Se m’ha tresbatiu una güella n’a punta d’a Peña.
Me faria goyo que la trobases.
A qui la trobe prou que le’n agradezeré.
¡Listos, prestos, ya! “





Ya puedo decir he acabado una carrera por montaña. Porque ayer, con mas pena que gloria, acabé esta preciosa pero muy dura carrera. Os dejo un resumen del fin de semana.

Tras ver el video de la carrera del año pasado y escuchar la charla técnica, fuimos a recoger el dorsal. Ya empezaba a ver muchas caras conocidas, por lo que tocaba saludar a unos y a otros. Si algo me gusta de estas carreras, es el buen rollo y la humildad que hay entre todos los participantes. Cuando ya estamos juntos todos los del centro, vamos al hostal donde vamos a dormir. Para cenar decubrimos que hay buffet libre, por lo que hay que controlarse un poco. Despues de cenar paseo para bajar la cena y prontico a la cama. Por suerte no tuvimos ninguna despedida de solteros que nos fastidiasen la noche.

A las 6.30 sonó el despertador y rápidamente nos levantamos para ir a desayunar. Despues de desayunar ya nos dirigimos hacia el polideportivo donde estaban los buses que nos llevarian a Ceresa, el pueblo de donde parte la carrera. Antes de montar en el bus, foto de manada con todos los "Sarrios".


Durante todo el viaje en bus, la Peña nos observa paciente, esperando a que unos cuantos valientes y a la vez locos, caigan en sus encantos y queden enamorados de tan bello paraje.
Antes de la salida nos encomendaron una misión: en contrar una "güella" que se le había perdido en "la punta la peña" a un pastor. Asi que LISTOS, PRESTOS, YAA!!
El comienzo de la carrera era rápido, picaba ligeramente hacia abajo, pero rápidamente nos adentrabamos en un bosque, el cual nos cobijaba del radiante sol que poco a poco empezaba a apretar. El tramo de senda del bosque lo llevo bastante bien, corriendo prácticamente todo el rato. En el primer avituallamiento paro y bebo bastante agua, pues dentro de nada se acercaba la predera. Llego a La Collada de Ceresa con toda la gasolina por quemar, asi que empiezo la subida a la predera, previo paso por otro tramo de bosque muy bueno para correr. Por fin llega la predera.


Y ahora si, toca andar. Al principio de la predrera aún se puede ANDAR con facilidad, pero poco a poco eso se empina y es casi obligado echar la mano al suelo alguna vez. Delante llevo a un corredor que se rebala muy amenudo, y mas de una vez tengo que agarrarle de la cintura porque se me cae encima. A mitad de subida habia unas botellas de agua, bebo un trago y sigo dandole a la pedrera. Cada vez se hace mas obligado el subir a cuatro patas e incluso hay algún tramo de trepada. Por fin consigo llegar al collado que esta antes de la cima, pero aún quedan unos metros de subida. Conforme voy subiendo, otros corredores ya van bajando como pueden y pienso "lo que me espera". Y no me podia ni imaginar lo que se me venia encima. Hago cima en 1h47' y rápidamente me lanzo a bajar. Me cuesta coger confianza en la bajada, pero en cuanto aprendo a deslizar, disfruto como un enano bajando, pero poco a poco se me están cargando los cuadriceps. La bajada es técnica puesto que hay mucha piedra, y se hace un poco complicado conseguir correr con soltura y ligereza. El tramo de pradera lo hago corriendo deprisa, hasta que empieza otro tramo técnico. Ahi bajo en segunda, aguantando con el "freno motor" para no lanzarme y acabar de bruces contra el suelo. En el primer avituallamiento que hay despues de hacer cima, me pasa Pilar y a partir de ahi mis piernas van cargandose cada vez mas. Mas mal que bien consigo llegar a Oncins donde pasa por mi cabeza la palabra "retirada". "No" pienso, esto se acaba aunque sea arrastrandose. Sigo corriendo como puedo hasta Torrelisa. Manguerazo y a tirar para adelante. Ya prácticamente no puedo correr. Cada paso se convierte en un sufrimiento, pero tengo que llegar a Ainsa. Antes de llegar al Pueyo de Arguás me dice una chica: "Venga que ya esta hecho" (pensaba que ya estábamos en Ainsa). Otro manguerazo en el Pueyo y ya el camino hasta Ainsa andando. En el rio me mojo todo lo que puedo. Me coje en corredor escoba y vamos hablando un poco. Cuando llego al campo de fútbol digo que me retiro.

Al acabar no sabia ni por donde me daba el aire. Parecia que habia perdido la nocion del tiempo y el espacio. Yo estaba un poco insatisfecho y poco alegre, pero conforme iba hablando con otro corredores, sus palabras me hacian ver lo que habia ocurrido no como una decepcion, si no como una gran victoria y experiencia.

Solo voy a dejar un dato de lo cansado que estaba: me comí un plato de lechuga entero (menos mal que no me vio mi madre jaja). Luego en el sorteo me tocaron dos quesos.

Hoy estoy muerto, parece que me hubiesen pegado una paliza. Pero estoy contento. Y con ganas de que llegue la siguiente carrera. Que será la corta de la carrera de la Boca del Infierno. Y el finde siguiente, el del 25 y 26 de julio, a Benasque de concentración y a correr las GoreTex Series, con el Vertical Kilometer y la Verticar Race. Tengo muchas ganas de que llegue ese finde.

2 comentarios:

Almasy dijo...

Bien hecho campeón!!!! La primera a la buchaca. Recupérate y nos vemos en Hecho

Jorge Jariod Parra dijo...

en echo nos veremos, pero yo haré la cortica, jajaa