“Cuando ves una persona bailando pero no escuchas la música, te parece incomprensible esa persona, incluso te puede parecer completamente loca con tantos movimientos tan raros.
Solo cuando escuchas la música puedes entender a la persona que baila”.

viernes, 13 de febrero de 2009

Buscando en el baúl de los recuerdos ( III )

Km 8: 4’50”. La cuesta arriba se ha notado. Empiezo a hacer cálculos. Tendría que subir un poco el ritmo para llegar en menos de 45’. Pero queda lo peor. Me empiezo a desinflar. Un amago de flato. La gente me pasa. Empiezo a venirme abajo. No puedo parar, tengo que acabar, sea cual sea mi tiempo. Ya solo me importa acabar. El tiempo es lo de menos. Y quedaba lo peor. El paso por el Km 9.
Km 9: 5’18”. Creo que ya corro por no quedar mal. La gente aplaude. Estoy subiendo por la Plaza San Francisco. Una banda ameniza la carrera. Y de repente… un cambio de ritmo brutal. Empiezo a pasar a gente a mogollón, me miran extrañados como pensando: Que poco va a durar este así. Yo también lo pienso. Como ese ritmo no me llegue hasta que pase por la meta haré el ridículo delante de muchísima gente.
Ya se ve la entrada al parque. Apreto más. En una pancarta sobre el puente 14 de septiembre pone que quedan 150m, los 150m más largos de mi vida. Oigo a mi padre animándome. La gente aplaude. Se me ponen los pelos de punta. Mantengo el ritmo. Tiro de brazos. Acabo el puente. También oigo los gritos de Tocho animándome. Miro el tiempo en la meta. Noooo, no voy a llegar por debajo de 45’. Apreto aun mas. Tengo que llegar. Paso sobre la alfombra y pita el chip. Paro el crono. 44’36”. ¡¡Lo conseguí!! Mis piernas no responden, pero, ¿eso que más da ahora? Ando un poco. No quepo en mí de alegría.
Me voy a quitar el chip. Me agacho y me hago un raspazo en la rodilla. Pero, ¿que importa ahora eso? Ando hacia donde entregan la bolsa del corredor. Marina estará allí. Le dije que me diese una bolsa bien cargada. La veo y me da una bolsa (por la noche sabría que esa bolsa era "ESPECIAL". Gracias Marinaa!!). Veo a Ángel. Hablo con él. Los dos somos felices. Por ahí anda Marta repartiendo propaganda para la 10k que por supuesto voy a correr.
Luego deprisa a Peñaflor a correr una carrera de orientación y me quedo 2º.

Lo mejor estaba por llegar. Me meto en la página de la carrera a ver los tiempos. El oficial indica 45’ justos pero el real, 44’37”. Sigo leyendo… JunM 4. 4º clasificado en la categoría júnior. Ahora me arrepiento de no haber tirado algo más. Y me pico. En la 10k se van a cagar. Voy a darlo todo en los entrenamientos y en la carrera aun más.


FIN

1 comentario:

Lombardo dijo...

Hola! he entrado por casualidad en el blog, le he estado echando un vistazo y me sorprendido gratamente. Esto si es pasion por un deporte, una filosofia de vida a imitar y por si fuera poco, bien expresada. Felicidades!