“Cuando ves una persona bailando pero no escuchas la música, te parece incomprensible esa persona, incluso te puede parecer completamente loca con tantos movimientos tan raros.
Solo cuando escuchas la música puedes entender a la persona que baila”.

jueves, 29 de marzo de 2012

Orientación en Belchite 2012

De vez en cuando me gusta echar un ojo a todos los mapas de todas las carreras que he hecho en mi vida. Tendré aproximadamente unos 110 mapas y aún recuerdo balizas, puntos y tramos de muchos de ellos como si los hubiese corrido ayer. Pero hay uno que me pena especialmente no recordar mucho. El de mi primera carrera. Fue un 28 de noviembre de 1999, en Ejea de los Caballeros, en el mapa de "Boalares-El Gancho". Con casi 9 años uno va "donde le llevan" y tampoco prestas mucha atención a las cosas. Pero lo que si que me acuerdo es como empecé a ir a las carreras de orientación. Mi padre trabajaba los domingos, por lo que no podíamos acudir a las carreras. Pero mi padre estuvo un tiempo de baja y, por ello, pudimos ir a esta primera carrera.
"A la siguiente a ver si podemos ir, si me dan el alta nada...". Despues de estas palabras de mi padre al terminar la carrera pensé "jooo, yo quiero repetir..."


Y vaya si repetimos. Mi padre pasó a tener fiesta los domingos y poco a poco fuimos metiéndonos en el mundillo. Al principio éramos pocos (en comparación con la gente que participa ahora). Recuerdo que tras un par de años yendo con mi padre en Iniciación, corrí un año solo y, tras ganar una liga y quedar terceros en dos ocasiones, pasé a HSub20. Yo tenía 13 años y andaba corriendo con gente de 17, 18, 19... cosa que con esas edades se nota y mucho.
Pero cada vez éramos mas gente. Ya no sólo íbamos "los hombres", sino que empezábamos a juntarnos familias y, la carrera de orientación era una excusa para pasar el dia en el campo.
Mis últimos años ya los conoceis por el blog.



Pienso que, cuando llevas mucho tiempo recibiendo, estas en la obligación de dar. Y la mejor manera era organizando una carrera. Asi que desde Sarrios nos decidimos a organizar una.
Una vez resuelto el dónde, Belchite, tocaba empezar a trabajar: pedir permisos, seguros, patrocinadores, trazados, servicios, ayudas...
Mi labor en la organización fué revisar el mapa y realizar los trazados (trabajo que hicimos y, merecemos vítores o abucheos por igual Luis, Miguel Ángel y yo). Mientras nos exprimíamos el coco pensando trazados buenos que pudiesen estar a la altura, paralelamente, un buen grupo de Sarrios estaba currando a tope con el tema de las inscripciones (especialmente Agustín) y moviendose por conseguir todo lo necesario para que quedase una carrera decente.
Muchos "nos", pero los pocos "sis" que recibimos fueron muy agradecidos.
Con una revisión de los trazados y cambios de última hora, nos plantamos en el fin de semana clave. Poner balizas y rezar porque todo saliese bien. El dia lo pedimos bueno, y asi nos salió. Espectacular. Todos sabiamos que el trabajo hecho desde "secretaría" era impecable, pero, para nosotros tres, los trazadores, el miedo llegaba el día de la carrera: ¿gustarán los trazados?¿serán cortos?¿serán largos?¿nos habremos pasado con el desnivel?¿se nos quejarán los sufridos elitistas?


La cosa se puso chunga, y, un gran contratiempo, hizo que tuviésemos que retrasar la salida de los H-Élites 1h. Realmente no supuso un gran problema ya que, al tener baliza de salida, el cambio de hora no era un inconveniente y, todos los "elitistas" lo entendieron.
Pero el hecho de ver a la gente llegando a meta, cansados, sudados, pero contentos, ya es motivo de satisfacción. Y, ¿acaso hay mayor satisfacción que oír un "la mejor carrera de mi vida", "un trazado espectacular", "balizas preciosas, complicadas, y bien puestas" (aunque siempre hay discrepancias...), "ójala fuesen asi todas las carreras"... ??


Poco a poco, nuestras caras de tensión fueron cambiando y la sonrisa de apoderó de nosotros. La ovación final tras la entrega de trofeos fué la guinda al pastel. Pastel que nosotros habíamos elaborado con alegría, ilusión, cariño y entusiasmo.

Ya sólo queda agradecer a los colaboradores de la carrera: Ayto de Belchite, FARO, System T&Z formación, Zenit, RunningZGZ, Grandes Vinos y Viñedos, Lacasa, CAI y el Club Ibón.

2 comentarios:

Carmen dijo...

Muy bien, Jorge; un aplauso a los que más currasteis en la organización de la carrera y otro a ti por animar a la gente a este deporte tan chulo.
Besos,

Anónimo dijo...

Felicidades Jorge y a todos los Sarrios por ese exito en la organizacion. Y muy buena la cronica.
Un abrazo, Mariote